pensamientos negativos
Comunicación interna,  Reflexiones

Tú y tu diálogo interno

A lo largo del día, ¿sabes quién es la persona con la que más hablas? Contigo. Nuestro diálogo interno tiene un poder enorme en nuestra vida. Seguro que lo sabes, pero es posible que no te hayas parado a pensar hasta que punto puede cambiar tu vida si te centras en mejorar ese diálogo interno.

La conversación que mantienes contigo (a veces y según como seas, a todas horas del día … y de la noche) determina tu estado de ánimo, tu salud y es la base de tus emociones, de tu éxito o de tu fracaso.

En todo lo que nos sucede en la vida y en el día a día tenemos dos caminos a elegir, el que nos indica nuestra persona coach o entrenadora personal interna, o el que nos elige nuestra persona crítica o saboteadora interna.

Somos como las pilas, funcionamos con dos polos opuestos: positivo y negativo. En nuestra mano está potenciar uno u otro.

El pensamiento automático que habitualmente aparece es el negativo. Culturalmente, socialmente, mediáticamente … estamos programados para pensar y destacar la catástrofe, el desconcierto y la negatividad. El logro está en efectuar un retorno positivo. El lenguaje positivo es el de vuelta, es el que responde al primer pensamiento negativo. “Suspenderé el examen … Lo has preparado a conciencia, no tienes porqué suspender”. “Me echarán del trabajo … Nada te lo está indicando, trabajas correctamente y eres profesional y diligente”.

Es un ejercicio que solo podremos realizar si estamos conscientes, si nos escuchamos. No podemos parar el parloteo mental, pero sí podemos moldearlo para que reme a nuestro favor.

Mi vida está llena de desgracias que nunca han sucedido

Está frase atribuida al escritor y pensador francés Michel de Montaigne, me ha acompañado a lo largo de mi vida. Ahora he descubierto, que no solo me acompañaba a mi. Un 95% de la sociedad anticipa desgracias y acciones negativas que nunca llegarán a pasar.  Un 80% de nuestros pensamientos son negativos.

Como te explicas aquello que te sucede determinará tus reacciones  futuras. Si tu estilo explicativo es negativo, probablemente cuando salgas del trabajo tu diálogo interno será: “la ciudad se ha vuelto intransitable, todo el mundo va a su bola, llegaré a las tantas y todo por hacer, es agotador, como siempre no tengo nada para cenar …”  En un estilo explicativo positivo, la misma situación se resuelve con frases como: “hay mucho tráfico, aprovecho para escuchar los podcast de desarrollo profesional de mi lista de pendientes, así me motivo para mañana mientras espero aquí sin avanzar …”

Si a cada situación le encuentras un problema, irás en modo negativo y ello repercutirá en todos los aspectos de tu vida.  Eso no significa que no tengas permiso para lanzar algún improperio al universo, pero acto seguido, en tu diálogo de vuelta, introduce elementos de positividad. Energéticamente lo notarás y se reflejará en tu cuerpo, con menos rigidez y rictus facial y mayor comodidad postural.

Tres pasos para gestionar tus pensamientos negativos:

  1. Escribe lo que piensas. Cuando vamos en modo automático, no nos damos cuenta de lo que pensamos. Párate un momento y escribe lo que estás pensando. ¿Cómo te estás hablando? Escríbelo y léelo.
  2. Cuestiona ese pensamiento. Míralo desde afuera, desde la visión de tu coach (interno) personal.  ¿Has escrito adverbios tan rígidos como SIEMPRE o NUNCA? Cámbialo por ALGUNAS VECES, A MENUDO … Siempre y nunca no existen.
  3. Escribe ese mismo pensamiento desde el punto de vista positivo. Dale la vuelta, cámbialo por uno que te empodere y te ayude a sentirte bien. Escríbelo y léelo.
Diálogo interno. Nuestra mente genera más pensamientos negativos que positivos. Nuestra coach interna puede revertirlo.
Diálogo interno. Nuestra mente genera más pensamientos negativos que positivos. Nuestra coach interna puede revertirlo.

Los chupitos de cianuro en tu diálogo interno

Cada vez que la negatividad se apodera de nuestra mente y generamos pensamientos tóxicos, es como si nos tomáramos un chupito de cianuro, que poco a poco nos va envenenando. Ello hace que inconscientemente permitamos que nuestra realidad quede enmascarada por lo que interpretamos y nos contamos en nuestro diálogo interno.

El agitador de conciencias, Borja Vilaseca, lo explica muy bien en sus conferencias y artículos.

Tenemos la capacidad de vivir despiertos, de ser conscientes de aquello que pensamos y de dejarnos aconsejar por esa entrenadora personal que habita en nuestro interior.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.