Mi historia

Todos tenemos una historia que contar. Y es una historia importante porqué es la nuestra.

Resumiendo te contaré que siempre fuí buena estudiante sobretodo por dos atributos, perseverancia y voluntad.

Con un poco de perfeccionismo, un mucho de tenacidad y unas constantes ganas de mejorar, he ido cursando mi carrera profesional. Periodismo y Publicidad han sido mis estudios superiores, especializándome en lo segundo, pero siempre amando lo primero.

Después de más de veinte años en la administración pública y dos oposiciones superadas, puedo considerarme experta en todos los colores y las edades políticas.

Siempre, o casi siempre (seamos sinceros), se ha respetado mi objetividad e imparcialidad.

 

 Creo firmemente en una comunicación pública gestionada por profesionales, por trabajadores del sector público que esten al servicio de la ciudadanía.

 

Por ello, no solo debemos comunicar, sino que lo debemos hacer de forma comprensible. La finalidad es que el público nos entienda y no nos engañemos, entender el lenguaje de la administración fácil fácil no es.

 

El destino (sí, creo que lo que planeamos y lo que nos espera van cada uno por su lado) puso ante mi dos oportunidades en un momento de tsunami en mi vida.

 

Amor y amistad llegaron de mi pasado para abrir ventanas y dejar entrar aire nuevo y renovado.

 

El amor me lo guardo para mí, pero la amistad es parte de este proyecto de marca personal. Reencontrarme con Alex, Sonia y Mireia, compañeras de universidad, ha hecho posible el proyecto LaMaRR, nuestro trabajo colaborativo a través del cual ayudamos a emprendedores a tener presencia en el mundo digital.

 

Ponemos al servicio de los demás nuestro conocimiento en marketing, social media, edición de contenido y desarrollo web.

 

Personas al servicio de personas. ¿Lo que nos diferencia? La suma de nuestras principales cualidades:  detalle y pulcritud, decisión y proactividad, creatividad y humor vital, perseverancia y voluntad. Todo ello es LaMaRR.

¿Quieres saber más?